La leyenda del Rafael sin manos (y por qué es un error escribir solo en tus ratos libres)

Carles Roselló El oficio de escritor 80 Comentarios

¿Puedes sentirla?

¿Puedes sentir esa pequeña angustia en el centro del pecho?

Por supuesto que puedes.

Incluso sabes perfectamente lo que significa.

Necesitas cambiar.

Necesitas cambiar y apostar de verdad por tu sueño. Un sueño que, en tu caso, pasa por la escritura.

Porque escribir te permitirá explorar tu creatividad y llevarla hasta el límite.

Porque escribir te permitirá crear mundos que solo has visto en tu imaginación.

Porque escribir te permitirá dar forma a lo que llevas dentro para que puedas compartirlo con el mundo.

Necesitas cambiar y eres consciente de ello, pero, a pesar todo, sigues sin apostar de verdad por la escritura.

¿Por qué?

Porque tienes miedo.

Tienes miedo a las miradas escépticas, incluso burlescas, que te dedicarán los que te rodean cuando les digas que quieres dedicarte a escribir.

Tienes miedo a dedicar tu tiempo a encadenar palabras en una página en blanco, en lugar de dedicarlo a tu trabajo, a tu carrera, a las cosas serias de la vida.

Y, sobre todo, tienes miedo a estar equivocado sobre ti mismo.

¿Y si no eres más que un iluso?

¿Y si tus sueños no son más que ensoñaciones sin fundamento?

¿Y si tus grandes ideas no son más que obviedades que otros han pensado ya un millón de veces?

Visto el panorama, tú, que eres una persona sensata, decides optar por la prudencia.

No abandonas la escritura, pero priorizas lo que debe ser priorizado y finges, ante los demás (e incluso ante ti mismo) que escribir no es el objetivo que te has marcado en tu vida, sino una más de tus aficiones, como la bicicleta, los paseos cerca del mar o las cervezas con tus colegas.

Y así sigues, escribiendo en tus ratos libres, en los rinconcitos de tu vida, acumulando notas sueltas e inicios de grandes novelas con la tranquilidad de ser prudente, de ser sensato, de ser responsable. Y todo ello sin haber renunciado, del todo, a tu sueño.

Pero…

Sigues sintiendo la misma angustia en el centro del pecho.

El Rafael sin manos: una idea antigua con implicaciones intemporales

El 6 de abril de 1520, a la edad de 37 años, Rafael Sanzio  el que fuera, junto con Leonardo y Miguel Ángel, uno de los tres grandes revolucionarios de la pintura renacentista murió.

Tal era la admiración que despertaba su figura que Pietro Bembo, un poeta contemporáneo del pintor, escribió en su tumba este epitafio:

“Aquí yace Rafael, por quién la naturaleza temió ser conquistada mientras vivía y que, mientras moría, temió también morir.”

Dos cientos cincuenta años más tarde, el 7 de marzo de 1772, cuando se estrenó Emilia Galotti (una obra de teatro de G.E. Lessing) el aura de genialidad que rodeaba a Rafael seguía plenamente viva.

En dicha obra, uno de los personajes (un talentoso pintor llamado Conti) utiliza la figura de Rafael para plantear al príncipe una pregunta de apariencia inocente pero de implicaciones profundas:

“¿O tal vez crees, Príncipe, que Rafael no hubiera sido el genio artístico más grande si hubiera tenido la desgracia de nacer sin manos?”

Dicho de otro modo, ¿bastaría con tener la mente de Rafael para, aun sin tener manos, ser el genio que él fue?

O, para ir un poco más lejos aún, ¿puede que haya existido un “Rafael sin manos”?

¿Alguien con la mente de Rafael pero que, privado de los medios para comunicar las joyas de su imaginación, haya pasado por el mundo totalmente desapercibido?

Una idea turbadora.

Un genio encerrado en sí mismo.

Anónimo e ignorado.

Aunque, por supuesto, todo esto es pura especulación… ¿Por qué debería importarte?

Porque hay otra forma de verlo.

Una forma que seguramente no sospechas y que pocos sospechaban hasta que Friedrich Nietzsche, especialista en perspectivas inusitadas, escribió, en ‘Más allá del bien y del mal’, esta simple reflexión:

“¿Podría ser que “el Rafael sin manos” (tomando la expresión en su sentido más amplio) no fuera la excepción sino la norma?
Tal vez el genio no es algo tan raro: tal vez lo raro son las quinientas manos que hacen falta para capturar [las grandes ideas]'”.

Tal vez los Rafaeles sin manos están por todas partes.

Tal vez las buenas ideas están por todas partes.

Tal vez lo que escasea son los medios, el oficio, las manos para dar forma a las ideas y traerlas al mundo.

¿Y si tú eres un Rafael sin manos?

¿Te incomoda esta idea?

¿Crees que planteártela demostraría una falta de humildad (y de realismo) alarmantes?

Entonces deja que lo diga yo por ti: tú eres un Rafael sin manos.

Tal vez no un talento de la altura de Rafael, pero sí “un gran artista” sin manos.

Y no lo digo por decir. Estoy casi seguro de que es así.

¿Por qué?

Porque estás leyendo esto.

Y si estás leyendo esto es porque en algún momento has tenido alguna idea que te ha emocionado profundamente, alguna idea que has creído lo suficientemente valiosa para compartirla con los demás.

Y si una idea pudo emocionarte a ti, seguro que puede emocionar a otros.

Tus ideas son buenas, lo que necesitas son las 500 habilidades que hacen falta para capturarlas con palabras.

Tus ideas son buenas, lo que necesitas son las manos que aún no tienes.

Tus ideas son buenas, lo que necesitas es aprender a escribir.

La cuestión no es si tienes o no talento.

La cuestión es si tienes el coraje y la motivación necesarios para trabajar duro, durante años, y aprender todo lo que necesitas aprender.

El otro camino, el que seguramente estás siguiendo ahora (el camino de la prudencia, el de apostar solo a medias, el de escribir a ratos perdidos), no te llevará a ningún lado. Escribir es demasiado difícil para que pueda funcionar.

Solo aprenderás lo que necesitas aprender si dedicas a la escritura lo mejor de ti.

La cuestión no es si tienes o no talento. La cuestión es si tus ideas te importan lo suficiente para apostar de verdad por ellas.

Este no es lugar para indecisos.

Este no es lugar para cobardes.

La cuestión es si apuestas o no.

¿Sientes esa pequeña angustia en el centro del pecho?

¿Qué te dice?

¿Qué opinas?

Comparte tu experiencia en la sección de comentarios, nos enriquecerá a todos.


Me llamo Carles Roselló y me fascinan la escritura y el proceso creativo. Me dedico a lo que me gusta: escribir y dar formación a escritores.
Si quieres saber más sobre quién soy, haz clic aquí.

Comentarios 80

  1. Piel de gallina me da. Me siento tan identificada, todo lo que escribes te escucho decirlo. A mí, directa y personalmente. En todos los años en los que bailé lo que más me costó fue la improvisación, crear coreografías. Creo que tiene que ver con esto.
    Me encanta escribir: tengo cientos de páginas escritas sobre los viajes que he tenido la suerte de poder hacer, tengo cartas escritas a mis padres muertos, es como si todo me provocara escribir. Hasta tengo un pequeño libro con recuerdos de mi infancia.
    Soy un Rafael sin manos, gracias por ponerlo tan claro Carles!

    1. Autor

      Muchas gracias Astrid.
      Que todo te dé ganas de escribir es un regalo. Escribir mucho es, por supuesto, la mejor forma de adquirir las habilidades que aún no tengas.

  2. a veces cuando no se que camino tomar el Universo se encarga de mi, y aparecen estas pequeñas señales.. que no son pequeñas, pq hacen que todo mi ser explote de emoción..
    debo creer en mi ..

    1. Autor
  3. Buen día, Carles. Al igual que Astrid, me identifico con el artículo. Solo faltó que colocaras al principio: “Ey, Dagoberto… es contigo!!”
    Creo, mejor dicho, soy un “Rafael sin manos”. Ando de topetazo en topetazo, improvisando, tratando de absorber conocimientos en forma autodidacta mientras en mi mente rebullen ideas a montón. Esa pequeña-gran angustia crece y crece cada día y siento que estallará en cualquier momento.
    Aquí vamos de nuevo, a soltar amarras y dejar volar la fantasía, pateándoles el trasero a la cobardía y a la procrastinación.
    Gracias por tu valioso y descarnado aporte.

    1. Autor
  4. Muchas gracias Carles

    Es lo que pasa, muchas veces no nos decidimos (y yo el primero) por miedo a fracasar, a ser juzgados o porque creemos que simplemente no somos buenos o que nuestras historias no valen la pena.

    Necesitaba leer algo como esto y te agradezco

    1. Autor

      Gracias Josip. Efectivamente, el miedo es un enemigo temible: siempre al acecho, siempre listo para privarnos de nuestros sueños más nobles.
      Para mí (y sospecho que para todos), luchar contra él es una tarea casi constante.

  5. Te agradezco de corazón que hayas invertido tiempo en esta publicación.
    Desde los 6 años escribo relatos y siempre me ha dado miedo empezar una novela. Tengo mil ideas y no sabía si eran realmente merecedoras de convertirlas en una novela seria, con cuerpo y alma. Pese a qué soy muy joven, 21 años para ser más exacta, me ha apasionado escribir y poder vivir otras vidas. Gracias a esta publicación he visto qué verdaderamente es lo que me gusta y es lo que haré.
    Estás haciendo un grandísimo trabajo.
    Moltes gràcies per tot.

    1. Autor

      Moltes gràcies pel teu comentari Laia. M’alegra saber que aquest post t’ha ajudat a fer un pas més i això em dona més energia encara per continuar la feina.
      Anem parlant.

  6. Gracias Carles por tu artículo, da valentía a los que todavía dudamos si zambullirnos completamente o dejar la cabeza afuera por si las cosas no salen como se quería. Yo creo q la duda las tenemos todos y nos viene muy bien que nos sacudan y nos pongan a pensar que hay que luchar por lo que uno quiere. Sigue escribiendonos, no te olvides de nosotros. Diana

    1. Autor

      Gracias Diana. Aquí estaré, al pie del cañón. A veces con artículos técnicos, a veces, como en esta ocasión, con artículos pensados para dar una buena sacudida. :-)

  7. Hola Carles,

    Si, yo soy otro de los sin manos y la verdad creo que va ser bastante difícil que a mis 60 años me crezcan, a no ser que sea por generación espontánea….ojala!
    De todas formas aunque sea con la boca o con los muñones pienso seguir pintando y dibujando mis tres o cuatro cuadros anuales y pienso seguir imaginando que aún tendré tiempo de escribir alguna de las novelas que habitan por debajo de mi cabello canoso.
    Ya ves, para algunos ni con dos manos seria suficiente y necesitaríamos o bien cuatro manos o dos vidas…..
    Carles moltes gràcies per teu escrit….fa mal pero en el fons ajuda i molt!

    1. Autor

      ‘Pintar con los muñones’, aquesta sí que no me l’esperava ;-)

      Sigui com sigui, amb seixanta anys tens temps més que de sobres per aprendre escriure amb solvència. Potser no per pintar la capella Sixtina, però per escriure aquestes novel·les que tens pendents segur que sí. Això sí, cal començar.

      Una abraçada,

  8. Carles: Si me llego al corazón al igual que mis compañeros me siento super identificado .Muchas gracias muy bonito el articulo

    1. Autor
  9. Buenas noches, hace tiempo que sigo este blog y cada día me enseña más cosas. Quiero ser escritora! Gracias por tus artículos, siempre me llegan por esas rarezas de la “causalidad” en el momento indicado. Abrazo y feliz vida!

    1. Autor

      Gracias Gisela. Pero esto solo acaba de empezar ;-) Espero que lo que está por llegar te resulte igual de interesante.
      Un abrazo,

  10. En definitiva me ha llegado al corazon este articulo. (perdon por la ortogarf[ia, me encuentro trabajando en una computadora americana sin acentos) le apuesto mi querido maestro Le apuesto, Te compartire pronto mi proximo relato corto y por favor si me hicieras el gran honor de leerme de nuevo. Un abrazo mil gracias.

    1. Autor

      Gracias Catza.
      Tengo muchísimo trabajo, pero podré encontrar un momento para leer un texto de un buen alumno ;-)
      Un abrazo,
      Carles

  11. Carles: Es exactamente lo que me empecé a plantear hace sólo unos días, si es que esta vez tengo el valor de dedicarme a escribir y no dejarlo para otro ocasión. Este mensaje me llegó, se que tengo mucho que aprender aún pero no voy a dejar que el miedo me espante y me impida cumplir mi sueño.
    ¡Gracias!

    1. Autor
  12. Enfrentarme al mundo magico de la escritura ha sido mi gran deseo y encuentro en estas frases llenas de dulcura y emocion la gran motivacion para entrar a este maravilloso universo.

    1. Autor
  13. Efectivamente; hoy amanecí como un Rafael sin manos y aunque sé que es necesaria la disciplina de escribir a diario, leer, enfrentarse a la hoja en blanco, las ideas se me quedan atoradas, la tormentosa inseguridad de escribir con sintaxis todo lo que pienso me ha llevado a tener más proyectos en la mente que en el papel, cuentos para niños, novela corta, poesía. Nunca termino me paralizo. Este enemigo llamado miedo puede destruir más obras que un Don Juan corazones. Esta lectura de hoy me ayuda mucho. Gracias.

    1. Autor

      Que tengas más ideas que obras terminadas es tan lógico como inevitable. No te sientas mal por ello. Elige las mejores y céntrate en ellas.
      Y no te pongas tanta presión. Escribe primero para ti, sin preocuparte del resultado. Como decía Hemingway, el primer borrador de cualquier cosa es siempre una mierda [traducción literal].

  14. Hola: Me siento Igual que todos a quienes he leído esta noche Creo que Rafael sin manos está en todo el mundo y ha llegado hasta este confín del mundo. Me alegra haber encontrado esta página. Gracias por compartir el texto.

    ¡Saludos desde Chiapas, México!.

    1. Autor
    1. Autor

      Es natural. La parte más difícil y más técnica de la escritura es clarificar tus ideas y encontrar las palabras apropiadas para comunicarlas. No desistas y empezarás a ver resultados.

    1. Autor
  15. Con tus ideas, con tus palabras motivas esa angustia que tengo en mi pecho a desaparecer y soltarme ya a terminar mi primer libro. Seguiré tus consejos al pie de la letra. Gracias por compartir tus conocimientos.. Grande….

    1. Autor
  16. Hola bona tarda a tots!!
    Me encantó la historia y sobre todo las reflexiones acerca de las limitaciones que nos ponemos a nosotros mismos. Yo nunca he escrito nada. Actualmente me dedico a la inclusión laboral de Personas con discapacidad porque creo que la discapacidad no define a ninguna persona.
    Hace un par de años conocí a Javier, un joven de treinta años que convivía con la distrofia muscular de Duchenne desde niño. Javier no movía su cuerpo, sólo podía mover la cabeza y tenía una mente brillante.
    El fundó una asociación para capacitar para el empleo a personas con discapacidad que por vivir en condiciones de pobreza, tienen baja escolaridad. La limitante para este colectivo en mi país , es la falta de oportunidades y las barreras sociales, no la discapacidad.
    El último día que vi a Javier me dijo: ” Tengo que compartir mi suerte”
    Javier falleció hace seis meses y ahora yo soy quien quiere compartir mi gran suerte de haberlo conocido, escribiendo su historia, pero quiero hacerlo a la altura de lo que fue él. Por ahora no tengo las habilidades que ésta tarea requiere.
    Yo nunca he escrito nada, mi gramática y ortografía tienen, como se dice ahora, muchas áreas de oportunidad, pero creo que Javier vale mi esfuerzo.
    Mi limitante mental es que mi profesión original es de Química, y los químicos estamos entrenados para escribir muy breve y en clave.
    Saludos desde México

    1. Autor

      Hola Catalina,

      Hermosa historia la de Javier.

      Te animo a escribirla. No será fácil, pero si perseveras seguro que lo lograrás.

      Espero que este curso sea el primer paso en la buena dirección. No te preocupes por lo se ser química, es cuestión de desarrollar, poco a poco, un nuevo estilo.

  17. Escribo desde que tomé por primera vez un lápiz y tuve que llenar una hoja con palitos y vocales. Con el paso de los años y la vida, muchos de mis escritos se han perdido, otros destruido y otros, incluso, robados. De todo lo que me quedó, nada es una obra terminada. Alguna vez recorrí editoriales sin encontrar el más leve interés. Abunda en mí el “para qué, si todo está dicho y contado”, el tedio de volver a recorrer editoriales y esta incapacidad de dar forma a cientos de ideas y reflexiones que han ido quedando plasmadas en otro ciento de hojas sueltas en cuadernos perdidos que, de cuando en cuando, encuentro y me llenan de nostalgia. Ese dolorcito en el centro del pecho…
    Rafael sin manos, claro que sí.
    Gracias Carles!!!!

  18. Soy un Rafael sin manos…estoy encerrada en mí misma tras las rejas que me imponen la sociedad , las “buenas costumbres”, la profesión, la vida misma… Tengo el alma de artista, amo la literatura y escribir “me sale solo”. He llegado a escribir lindas historias pero nunca pasaron más de eso… de las 3 páginas. sueño con escribir algo “más grande”, poderlo compartir con todos, que todos lo entiendan y lo disfruten, que valga la pena, que sirva de algo… Tal vez algún d+ia…nunca abandono mi sueño…

    1. Autor
  19. 25 años despues de mi nacimiento,al fin alguien abre el cerrojo de mi mente, al fin alguien comprende mis pensamientos y lee mis sentimientos como el ciego que ve por primera vez. Al final encontre el principio de mi angustia,no tengo manos para darle de comer a mis sueños. Al final… -dijo un genio muriendo de anonimato

    1. Autor
    1. Autor
  20. Buenas noches.
    Acabo de recibir este correo. Es tan especular con mi alma que me ha conmovido. Quisiera ya mismo desaparecer de todos los lugares que me tienen y sólo quedarme aquí, sintiendo, pensando, escribiendo.
    Gracias por emocionarme. Hacía mucho no me pasaba, me reencuentro conmigo, qué bueno que me inscribí.
    Los mejores augurios a cada escritor y saludos respetuosos a quienes lo intentamos.
    Ana desde Buenos Aires, Argentina.

    1. Autor

      Muchas gracias por tu mensaje, Ana. ¿Hay algo mejor para quién escribe que saber que sus palabras tocaron de verdad a alguien?
      Un abrazo,

  21. Claro q si Carlos hay q asumir el reto sin cobardía, gracias ppr la veracudad de tus palabras y me sumo a llevar acabo el método.

    1. Autor
  22. Hola! Carles. Yo soy una de esas Rafael sin manos. Me gusta la poesía y leía admirando a los que tienen habilidad de escribir, deseando algun día poder hacerlo.
    Un día sentí que podía expresarme y empecé a jugar con mi pluma con pequeños versos. Hace unos poquitos meses me animé a escribir, todavía dudo si lo hago bien, si gusta, aún cuando recibo comentarios alentadores. Aquí estoy para dejar de ser un Rafael sin manos.
    Gracias !

    1. Autor
  23. Gracias Carles
    Tus preguntas, me hacen pensar en lo que si puedo hacer, en las manos que puedo construir, en las ideas que puedo escribir, quizas esas preguntas pasaron por mi mente sin embargo, se oyen distintas cuando las diriges tú, es tiempo de tomar las cosas más en serio.
    Saludos

    1. Autor
  24. Gracias Carles , el mundo seria otro si aprendiéramos a tratarnos así, viéndonos a los ojos, porque eso sentí cuanto leí tus palabras, y entendiendo que del otro lado, alguien vela por incentivarnos a compartir ese despliegue de potencialidades, de talentos ocultos, indecisos y avergonzados, pero con la imperiosa necesidad de encontrar esa fisura que lo haga parir, y así, sorprendernos en ese dolor naciente, que es caos y desorden, pero también reorganización y principio.
    Alejandra de argentina.-

    1. Autor

      Domar tus talentos es un camino largo, pero siempre sacarás algo de ello. Aunque solo sea concrete mejor a ti misma. Entristece ver cuantas almas pasan por el mundo sin descubrir las maravillas de las que serían capaces.

  25. Escribir no es para todos, eso es muy claro, sin embargo es muy bueno los que tenemos la intención y el ánimo, es hermoso manejar bien el lenguaje y me agrada mucho este trabajo.
    Muy buen escrito para iniciar la identificación.

    1. Autor
  26. Carles: Es la primera vez que alguien a quién no conozco, me ofrece esta oportunidad de escribir con método. Siempre recurrí a supuestos eruditos en el tema de la escritura, o dicho de otra forma a mis maestros de literatura, para que me enseñaran como plasmar toda esta telaraña de ideas que podrían convertirse en un buen texto. Sin embargo los resultados fueron terribles.
    Te comento que a veces, cuando me acuesto a dormir, tengo a mi alcance lápiz y papel para el registro de mis sueños. Lo escribo, pero no logro avanzar mas allá de las simples ideas. Tengo algunos textos presuntamente terminados, pero no alcanzan a satisfacerme. Tengo algunos otros de mis vivencias y pasa lo mismo. Gracias de nueva cuenta Carles por este apoyo tan significativo para mi.

    1. Autor

      Hola José Luís, tal vez te alegre saber que no estás solo. Me recuerdas tanto a mí… Tienes ideas, la materia prima, pero aún te falta el oficio. Ten paciencia, dedícale esfuerzo, y con el tiempo llegarás a manejar las herramientas que necesitas para capturar en palabras todas las mariposas que revolotean en la imaginación. Espero que el curso te ayude.

  27. Vaya, realmente se me ha erizado la piel y hasta el alma al leerte Carles. Una amiga me envió el enlace del curso ya que desde hace un tiempo tengo un blog en el que escribo mis relatos, algunos ficticios, otros autobiográficos, y alguna que otra pequeña reflexión sobre cosas cotidianas. Durante mucho tiempo tuve miedo a publicarlos y hacerlos públicos, pero la poca gente con quien lo compartía, se emocionaba al leerme y se sentía identificada con mis palabras, y ahí me decidí a ver que respuesta tenían ante el resto de ojos y corazones. Y ha sido muy positivo.
    Sigo escribiendo pero muy poco, solo cuando de pronto se me ocurre una idea, una vez cada equis tiempo, y en la situación más remota posible. Soy sumamente caótica. Dudo si tengo talento, aunque la gente me diga que sí. Dudo si realmente debo o no seguir adelante. Dudo de muchas cosas. Pero Una cosa sí tengo clara: cuando escribo, disfruto, me emociono, me desahogo y me dejo ir. Es de las pocas cosas que me hacen sentir totalmente YO.
    Gracias por tus palabras, intentaré aprender lo máximo posible para ganar confianza en mi misma.

    1. Autor

      La mejor (y tal vez única) medida del talento es el efecto que tus palabras producen en tus lectores. Si quién te lee se emociona, no dudes más.
      Si tuviera que darte un solo consejo, sería este: escribe cada día. Aunque sea solo durante cinco minutos. Esperar a la inspiración es tan frustrante como innecesario. Tan pronto como empieces a escribir y las ideas empiecen a mezclarse en tu cabeza, la inspiración llegará.
      Un abrazo,

  28. Sin manos y con miles de excusas que escuchan mi cabeza a diario. Sin manos pero el pecho zumba y zumba latiendo por mí, por todos.
    Me ha encantado la leyenda, imposible no sentirse identificado, cuando todos duermen escribo e intento completar mis relatos, mi novela escuchando solo a mi imaginación y es entonces cuando no engaño a nadie y me digo: sí, voy a ser escritora. Al amanecer nadie me pregunta por mi tarea de palabras porque quizá yo no le esté dando frente a ellos la misma importancia que frente a mi corazón. Pudor o miedo al rechazo, con dos hijos pequeños dedicarse a escribir pensarán que es imposible y un poco egoista.

    Pues claro que reconozco esa presión en el pecho a diario y sin embargo tal vez sea ese aplastamiento el que hace rebotar mi eperanza.
    Gracias.

    1. Autor

      Eres una escritora de pies a cabeza. Adelante con ello. ¿Qué mejor lección para tus hijos que demostrarles que uno debe y puede perseguir sus sueños?

  29. Gracias. Hasta ahora no sabía ponerle nombre a esa opresión en el pecho de la que hablas. No sé si soy un Rafael sin manos,pero sí sé con seguridad que las palabras son para mí la única vía posible para cambiar al menos un poquito el mundo,al menos mi mundo

    1. Autor
  30. Cierto…me faltan esas manos…quiero esas manos…y sobre todo, quiero usar esas manos y maravillar a más como me maravillo yo con la lectura y la escritura. Muy sabio e inspirador este artículo.

    1. Autor
  31. ¡Muchas gracias por tan intensas palabras! Me siento escritora pero sé que me faltan agallas. Tengo cincuenta y un años y a veces me parece tarde para una empresa que puede resultar alocada, aunque esta percepción seguramente es muy estrecha.
    Creo que quiero apostar a esta manera de vivir y casi estoy dispuesta a aprender todo lo que sea necesario para llevar adelante este oficio. Ahora a trabajar en ese “casi”.

    1. Autor

      Hola Silvana,
      Nunca es tarde para hacer algo que te gusta. A menudo, si tenemos miedo es porque nos fijamos metas innecesariamente lejanas y que nos intimidan. Revisa tus objetivos, tal vez te ayude. A fin de cuentas, no es necesario escribir un bestseller para que la escritura sea positiva para tu vida.

  32. Siempre me gusto escribir, es cierto siempre dejamos para después el deseo que tenemos en lo mas profundo de nuestro ser y priorizamos otras cosas. Mi caso es el miedo tambien, asumo que esa es la verdad. El miedo paraliza y no nos deja actuar. El miedo a que no sea bueno, a que sea mediocre, o no tenga ese no se que de los grandes escritores como Garcia Marquez, Cortazar, por decir los que yo admiro. Y un gran defecto que tengo es que soy muy sintetica, no me puedo explayar demasiado. Gracias Carles Roselló por tu ayuda.

    1. Autor

      Hola Alejandra,
      Si quieres compararte con García Márquez o Cortázar, no me extraña que tengas miedo: pretendes iniciarte en el atletismo con el objetivo de ser como Usain Bolt… tan malsano como innecesario. No necesitas ser una estrella para que escribir tenga sentido. Escribir es un juego que te ayudará a dar forma a tu vida y a compartir parte de ella. Rebaja tus expectativas: sentirás menos miedo y llegarás más lejos.

  33. Simplemente gracias! No sólo es angustia en el centro del pecho, es la sensación de vivir incompleta. Hoy sé que esa sensación tenía fundamento, había dejado de hacer durante años lo que tanto amaba, que era escribir.

    1. Autor
  34. Realmente si. Mi pasión es escribir para niños. Tengo años en ello, pero no he publicado nada. Cómo todavía tengo fallas tales como ubicarme en los personajes y hechos cuando escribo una novela corta infantil y otros detalles relevantes. Estoy dispuesta a seguir aprendiendo.

    1. Autor
  35. En este mundo donde todo se paga, hasta la solidaridad, encontrar a alguien que no solo preste su ayuda sino que sepa lo que sientes es un regalo inesperado y valioso. Moltes gràcies, Carles.

    Tan solo esa palmadita en la espalda para seguir adelante ya nos devuelve unos cuantos dedos de esas “manos” perdidas u olvidadas. Tus consejos y tu método seguro que nos ponen a escribir ilusionados a unos cuantos. Por mi parte, tengo ganas de leer todos los artículos de este curso en que acabo de iniciarme. Sé que sé escribir, pero la vida y sus altibajos me hacen olvidarme de que lo necesito a menudo.

    Gracias de nuevo por tu generosidad y empatía. Hasta siempre.

    1. Autor
  36. Bueno, lo cierto es que tu artículo es motivador. Con un sin fín de preguntas que uno se hace en uno u otro momento.
    Soy una gran lectora que tiene la escritura, desde hace muchas décadas, como alimento del alma. Escribo por necesidad. Necesito escribir, al igual que necesito leer.
    No sé si seré un “Rafael sin manos”, pero quizás pudiera ser un aprendiz de ese Rafael.
    La escritura es un reto personal. Como la lectura. Y como tal, busco siempre el sentido de lo que escribo y para ello, encuentro fundamental aprender, aprender y aprender.
    Espero que con tu Metodo, avance un nuevo paso. Muchas gracias por tu generosidad.

    1. Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *